Establecer los pivotes que garantizaran el éxito en el desarrollo de un proceso estratégico son de vital importancia, por esta razón, se propondrán 7 elementos clave para tener en cuenta antes de pensar en crear un proceso estratégico en tu organización.

Factor 1. Desarrollar un proceso inclusivo

Incluir todos los business stakeholders (son todas aquellas personas, grupos y entidades que tienen intereses de cualquier tipo en una empresa y se ven afectados por sus actividades). Para garantizar mayor probabilidad de éxito en la creación de un proceso estratégico es de vital importante entender las limitaciones, requerimientos, necesidades, metas y objetivos de cada uno de los agentes que podrían interactuar en dicho proceso. Al mencionar los diferentes actores, no solo se refiere al cliente externo, esto involucra también al cliente interno (empleados), proveedores, distribuidores, etc. (Garnett et al., 2016)

Realizar un acercamiento a cada una de las partes debe ser considerado como el factor mas importante para tener en cuenta antes de desarrollar cualquier proceso estratégico, ya que estos mismos actores podrán ser limitadores o activadores de las diferentes etapas del proceso, por otro lado, conociendo la capacidad propia de cada miembro del proceso, se podrán prevenir restricciones, y futuras dificultades. Un proceso inclusivo amplia el nivel de compromiso de cada una de las partes.

 

Factor 2. Objetivos específicos de largo plazo

La fijación de objetivos medibles, concretos y alcanzables se convierte en su mejor aliado, ya que realizando una planeación visualizando el futuro deseable, permite identificar con mayor facilidad el proceso que se desea seguir, es importante que se fije un objetivo general, y una serie de objetivos específicos que estén asociados a los Stakeholders, porque de esta manera se garantiza un compromiso de cada uno de ellos por realizar correctamente su participación en el proceso estratégico. (Olibe, Michello, & Thorne, 2008)

La comunicación y difusión de los objetivos se convierte en una herramienta de motivación psicológica, en especial cuando el cumplimiento de objetivos este asociado a una serie de recompensas, por esta razón, recomiendo vincular una serie de incentivos, no deben ser exclusivamente económicos, también pueden ser de reconocimiento, valoración, reputación etc.  

 

Factor 3. Crear victorias tempranas

Las victorias tempranas o también conocidos como hitos, son los elementos activadores que permitirán determinar si el proceso estratégico lleva el camino correcto, ya que el correcto seguimiento de los pequeños objetivos o mini metas a cumplir son el mejor indicador de progreso o de oportunidades de mejora.

Por otro lado los hitos preferiblemente deben estar asociados a los Stakeholders, porque de una manera implícita los miembros que participan en el proceso estratégico reciben una serie de recompensas motivacionales indicando que están desarrollando un buen trabajo, el cerebro esta programado de forma natural con una alta percepción a valorar las victorias, empleando esto en nuestro favor, tendremos empleados mas motivados y comprometidos.

 

Factor 4.  Planeamiento estratégico flexible

La estrategia a desarrollar debe ser dinámica, cambiante, con posibilidades de reconstruirse o realimentarse según las eventualidades del día a día, por esta razón, considerar un proceso estratégico flexible que permita adaptaciones podrán generar una evolución que permita alcanzar la mega o el objetivo principal del proceso.

Es importante vincular la flexibilidad, pero si en determinado caso se identifica que el proceso esta cambiando significativamente se deben tomar medidas drásticas, bien sea redefinir el objetivo, o los recursos, o los miembros que desarrollen cada actividad. El entorno empresarial es demasiado volátil, el futuro demasiado incierto, pero es allí en donde el planeador debe tener la capacidad de tomar decisiones y de esta manera reducir los posibles riesgos.

 

Factor 5. Asegure un proceso eficaz

La constante frustración que los afrontan los gerentes, directivos, emprendedores o propietarios de una organización, está asociada principalmente al cumplimiento de las metas en el tiempo establecido, este problema recae sustancialmente en la eficiencia al desarrollar un proceso estratégico. La mejor forma de incrementar la eficiencia es el conocimiento de las restricciones, limitaciones y la capacidad de producción que tienen los Stakeholders.

Una buena estrategia se caracteriza por ser un flujo constante de lógica de la identificación del problema a la solución de este, esto involucra principios, decisiones, y acciones que permiten que una organización alcance sus metas y genere vueltas extraordinarias. Muchas estrategias traen de forma implícita nuevos acercamientos. Las nuevas relaciones con proveedores, la logística integrada, las alianzas, las combinaciones de negocio,

 

Factor 6. El Riesgo y la aceptación de las fallas

Los empresarios generalmente no tienen tolerancia al fracaso y mucho menos a asumir riesgos, pero en todo negocio se deben afrontar, es allí en donde existe una gran oportunidad para involucrar todos y cada uno de los elementos que puedan impactar de forma negativa en el proceso estratégico, identificar cuales son los factores disparadores o activadores de un riesgo, las consecuencias y principalmente como poder reducirlos. (Curtis, 2001)

Una sugerencia que les hago, es crear un taller de Brainstorming, o lluvia de ideas, pero en sentido contrario, a que me refiero, es aplicar el mismo concepto de este tipo de talleres, pero en forma inversa, ósea cuando ya se tenga el proceso estratégico a desarrollar vincular a los Stakeholders en un taller donde se identificaran todos los riesgos y posibles fallas que pueden existir, cuando estos se tengas identificados, se procede a priorizarlos categorizando los que tienen mayor probabilidad que suceda, posteriormente se realiza un ejercicio de identificación de las posibles causas que puedan ser las activadores de ese riesgo, y para finalizar se crearan una serie de estrategias o directrices que estén alineadas a la reducción de los riesgos incluso hasta pensar como erradicarlos sin que estos sucedan. Obviamente hay riesgos controlables y otros no controlables, pero las estrategias que se desarrollen allí deben estar orientadas a la reducción del impacto y la prevención de estos.

Si te gustó, recuerda en tus redes
Share on linkedin
Share on facebook
Share on pinterest
Share on telegram
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
¿Olvidaste tu contraseña?